MARIPOSAS


Atravesaré la crueldad de la lejanía,
para envolverte en mil caricias,
con alma encendida,
iluminaré la oscuridad de tu noche,
recorreré los paisajes húmedos de tu memoria
y despacito, muy despacito, desvelaré tu sueño,
para asirte entre mis brazos y susurrarte al oído
¡lo mucho que me haces falta!

Buscarán tus labios a los míos
y se entrelazarán mi lengua con la tuya,
tejiendo nudos de sabores nuevos y néctares prohibidos
quemando al mismo fuego del delirio.

La noche se vestirá de encajes y suspiros
y estallará tu cielo sobre el mío,
cabalgaremos más allá del tiempo y sus razones
subiendo por el quejido, bajando por la sonrisa,
despedazando la cordura, nos apresará la demencia.

Desquiciado, devorarás hasta el último rincón de mis sueños
y yo, yo salvajemente,
te rasguñaré desde el aliento hasta la sombra,
fundiéndonos en una sola esencia.
Y entonces, sólo entonces,
se liberarán aquellas antiguas mariposas…

1 comentario: