RETORNO



Ladrón de deseos renuentes, transgresores,
que desembocan en una copa
de quebrantos y almíbares envejecidos
que embriaga, sofoca.

Emerge del silencio, retumbante
saqueando el instinto, profana.
Ahoga el descuido, sacia la codicia,
inspirando la adicción. Esclaviza.

Rebobina la rienda, encadena.
El yugo se deja empalar en el alma,
remolcando antiguos ardores,
que dormitaban en el lecho del olvido.

Conquista, con esa faena arrebolada,
que enternece las entrañas,
asentando raíces,
soslaya el criterio,
reventando en amores no amados,
aún intactos, secretos y atrevidos. Vence.

1 comentario:

  1. LIBERTAD, he incluido en mi blog un enlace entre mis amigos poetas para el tuyo, asi te conocerán por aquí
    un beso
    fernando

    ResponderEliminar