LA LLEGADA DEL AMOR


Llega fugaz, silencioso,
tan sublime
como un hado bañándose en el mar.
Inunda todo embruja,
como una noche de plenilunio al caminar.

Llega como un suspiro angelical
ahonda en las entrañas,
construye camino, se alberga.
Llega tan frágil e inmaculado, enceguece.
es una transfiguración gloriosa, litúrgica, celestial.

Hace nido mi pecho, permanece,
pero al atravesar el alma se encarna
deja prendado mi corazón desnudo
al antojo de tu olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario