SALDRE A BUSCAR MI VIDA


Detrás de la lluvia buscaré tu sol,
para cobijar el alma, para vivir.
Dejaré que me recorra tu caricia,
¡la necesito!
Ahí estás,
aún esperándome,
mudo, triste, solo.

Tu soledad me traspasa,
me suplica.
Regreso.

Puedo sentir tu calor,
que cubre, ciñe y murmura al oído,
penetrándome.

Los cerezos florecen,
la fontana se rebalsa,
un ligero temblor viaja por mis adentros,
trepando hasta mi boca
que serena, se encuentra con tu tuya.

Mordisco a mordisco,
se va cerniendo la tarde
y el monte se viste de lecho,
para fraguar nuestro amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario