AGONIA


Nostalgias de ti
nutridas de tristezas,
de sueños arrinconados,
que caducan con este amanecer
entre súplicas abatidas, postradas, vencidas
Quédate.

Se ahogan las horas oprimidas por el llanto
como una matriz huera de esperanza
con los brazos vacíos me voy quedando.
No te vayas.

La fortaleza se rinde y yo con ella.
Renuncio, me abandono,
por bosques espesos vago,
como cautiva en busca de su prisión.
Enloquezco.

La noche traspasa, crucifica, esparce,
rebasa el dolor, desborda el alma,
se incrusta en toda la vida.
No hay camino, no hay huellas,
ya no estás, te has ido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario