EN PRIVADO...


Con la puerta cerrada
por la ribera del anhelo
a pie desnudo avanzo.
Rozo sus contornos.
me hago vereda.

Por la frontera de sus labios
se asilan mis besos,
su caricia deja huella.
Usted me caza despacio
quemándome por dentro.

El deseo muerde.
Muerde, rabioso, angustiado
en un segundo somete.
En privado nada se ahorra.

Arrimado a la fuente sacia su sed.
Sed encubierta,
detenida por pasados ingratos, egoístas, mentirosos.
Sed prisionera de eternas letanías, de miedos y lisonjas.

Por el límite de mi locura usted combate,
encarando sus fuerzas
arremete ferviente,
hasta calar un hueco en el alma
y quedarse para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario