NO TE DETENGAS


A orillas del instinto
me recorres sin tocar la piel,
en el filo de la locura
se caen sin remedio mis labios
a la fuente de tus besos.

Respiro del deseo,
se despide la prudencia.
Tus manos abren camino
exploran, reconocen. Saciándose.
No te detengas.

Descalza irrumpe la lujuria. Derrota, cazando,
despierta a mi cuerpo
que inquieto,
convierte mi voz en gemido
turbulento, bravo, fiero.

Con lengua compulsiva escudriñas
acoplándote.
La noche exuda,
escurre el desenfreno, moja,
se precipitan los aullidos del placer.
No te detengas.

1 comentario:

  1. Haces del beso un ente vivo que persigue tus ansias y a esa personificación acudes como a un rito sagrado y te ofreces, desbordando tus propias ansias y es posible, en tu poesía, sumergirse en ellas.... Gracias por compartir esos poemas...
    Fernando Ureña Rib
    www.latinartmuseum.com

    ResponderEliminar