ZUMBIDO



Me zumban los huesos
sin poder contener el aliento,
la vida se aleja, se descuelga de su mirada,
sucumben los días entre mis brazos abiertos.

Solo soy sombras en su devenir cotidiano,
mientras mi boca desfallece
en los besos que quedaron guardados.

Sueños partidos se mecen con furor,
las ausencias empujan, derriban entronan lamentos, agonía.
Usted es la raíz del llanto, del sollozo, de mi dolor.

El sudor se ha secado
en la espera que siempre esperó y me quedo aquí deshecha muriendo porque usted me olvidó.

1 comentario:

  1. Dios Mio..Esto es divino..me quedo extasiada cada vez que leo un poema suyo.

    Usted es la pasion personificada.

    Gracias

    ResponderEliminar