ATAQUE FINAL


Tiñe la nostalgia al recuerdo,
un solo nombre se hace grito en mi garganta,
la noche es fértil al deseo,
sólidos  frutos renacen de su espesor
es usted quien ensordece al silencio
y que como boca hambrienta zambulle.

Y en este dulce padecer entre sombras
los aromas se deleitan enroscándose,
escalan por la espalda,
humedecen,
agitan.

Aprisa,  el escalofrío avanza
derribando los todos muros.
Bañados de sudor
resbalan sus labios por mi piel,
como esquirla su lengua clava y remacha
empuñando en su mirada el ataque final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario