CUENTA REGRESIVA







No sé cuanto más pueda resistir,
la piel y el alma demandan.

Añoro estar entre en su pecho,
hospedada en esas caricias
que escrutan por completo
haciéndome con cada roce
más hembra, más mujer, su mujer.

No sé cuanto más pueda resistir,
quiero estallar como un racimo de uvas en su boca
y desgranarme en escalofríos.

Soy suya y usted es mío
su suspiro obedece a mi gemido
y mi gemido responde a su labor imperiosa.

Usted escudriña y yo me rindo,
en sus dominios me declaro cautiva,
y una fiera sedienta.

No sé cuanto más podré resistir,
mi piel y mil alma suplican su amor
usted me pertenece y yo le pertenezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario