ENTRE DOS ESPADAS DE FUEGO

Roza el tiempo las ansias
que entre las soledades se dejan ver.
Hilvano tu nombre entre nostalgias
puntada a puntada va ardiendo
el revés del alma y la piel.

¡Quiero enredarme en tu alborada!
quedar presa del escalofrío
ser el pecado que sustenta a la hambruna,
la réplica de tu quejido
a tiempo y a destiempo
sin recato, sin pudor.

Quiero desafiar al miedo 
desvestirme frente a su universo
y ser la respuesta insolente de la verdad 
aunque se incomode la vida 
ceder a tus besos desbocados
sumergiéndome en la sed de tu mirada.

Mi sangre hierve.
desobediente mi lengua desgasta
como tizón abrasa, te consume
y la noche ha de propagar mis besos
que acuñándose sobre las alamedas de tu memoria 
no te dejarán ni un momento libre,
libre del desespero por tenerme de otra vez.

Se me oprime la sangre entre dos espadas de fuego
cauterizando la herida que aún te llora
me arrebato toda pensándote
y estar en tus brazos es urgente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario